viernes, 6 de junio de 2008

Mi ranking de malos



Continuando con la idea del amigo Aldebarán, aquí os presento mi top tres de los malos más malosos de la historia del cine bajo el humilde punto de vista de un servidor, para variar de tono, en lugar del "malo por autonomasia", mi podio lo formarán personajes (o criaturas) que causan PAVOR. En una hipotética clasificación de malos clásicos, muy posiblemente incluiría a Darth Vader, pero no vamos a repetir, digo yo...

En el número tres y abriendo la clasificación...

ALIEN (El noveno pasajero)

Que si, el noveno, que me jode un montón la gente que obvia a Jonzzi como si tal cosa. A lo que iba, la primera película que vi de Alien no fue la obra maestra de Ridley Scott, no. Fue la, de nuevo, obra maestra de James Cameron: Aliens, el Regreso, recuerdo que se me quedó un cuerpo parecido al que siguió el visionado de Acorralado. Claro, me enganché a la estética de la película y al personaje apoteósico de la teniente Ripley, pero sobre todo al IM-PRE-SIO-NAN-TE diseño de la criatura, y no tardé en hacerme con la primera parte de la saga. Y acojona. Acojona mucho. Hoy por hoy sigue siendo una de las películas que más sensación de angustia me da. Y es que el Alien es un bicharraco, es un malo terrorífico. Ya estamos acostumbrados, pero es que realmente os imagináis a un ser orgánico recubierto de una piel durísima de tonos oscuros, con todas las extremidades del cuerpo afiladas como cuchillas, una doble mandíbula RETRÁCTIL que puede lanzar a un metro de distancia, con sangre por ácido, sigiloso y astuto... acojonante.



LOS CANÍBALES DE NUEVO MÉXICO (Las colinas tienen ojos, y remake)

Lo admito, mátenme puristas, me gusta muchísimo más el remake de Alexander Ajá (30 años, el chavalín...) que la película original del maestro Wes Craven. Me resulta más creíble, con los medios actuales aprovechados al máximo, con unos personajes mucho más desarrollados y con las escenas más crudas que en la cinta original, si cabe. Pero a lo que iba, en los últimos tiempos pocos malos me han causado tanto PAVOR como Papa Júpiter y su corte (especialmente Lagarto). No quiero destripar nada a nadie, pero con la puñetera escena del asalto a la caravana os prometo que casi lloré de impotencia. Mutantes desalmados, que se mueven como pez en el agua por los intrincados cañones del desierto, resistentes, ágiles y sádicos. Una delicia, vaya.



FREDDY KRUEGER (Saga de Pesadilla en Elm Street)

Por culpa de este simpático señor de traje a rayas, un servidor no pudo dormir durante casi una semana consecutiva. Y no es broma. Hoy en día (y voy a queda un poco abuelo Cebolleta) la juventud está acostumbrada a todo, he visto padres llevando a sus hijos de 6 años a ver las andanzas de Jigsaw, y el pequeño querubín descojonándose con desgarramientos, mutilaciones y evisceramientos variados. Pero en mi época las cosas eran diferentes, nos criamos viendo a Chucky, a Jason, a Michael Myers... a los auténticos asesinos que sabían como asustar. Y entre todos destacaba Freddy. Como en el caso de Alien, olvidar que ya conocemos al personaje por un momento... y con ojitos nuevos mirad esto: un tipo delgado, con el rostro quemado, vistiendo con un jersey de lana rojo y negro, una sonrisa malévola y un guante coronado de cuchillas en su mano derecha... y aparece en vuestros sueños... y si os mata allí, moriréis en la vida real. ¿De verdad podríais dormir después de ver eso? Yo no pude. Maldito Wes Craven, cuanto daño le has hecho a mi salud mental...



PD: Se comenta que van a hacer un remake de Pesadilla en Elm Street y que Robert Englund no cuenta para el papel de Freddy a pesar de que el propio actor se ha ofrecido. Yo me pregunto, ¿por qué hacen eso? Es decir, es como la película de Dragon Ball (salvando las miles de diferencias), la gente quiere ver algo bien sencillo, si se lo das, irá al cine y te llenará los bolsillos. ¿Tanto trabajo cuesta darse cuenta de ello? Freddy VS Jason y Alien VS Predator son dos grandes ejemplos de hacer las cosas bien. Yo por mi parte lo tengo muy claro, ¿Englund de Freddy? De cabeza al cine. ¿Otro de Freddy? Descargando...

3 comentarios:

  1. Como tú me has respetado lo del Kurgan yo pagaré con la misma moneda y obviaré un par de pensamientos sobre los caníbales de Nuevo Méjico y lo de que te gusta más el remake... Uno, que siente debilidad por Wes Craven mientras no le da por hacer bodrios. Y qué razón tienes con lo de que los críos de ahora están insensibilizados. Parece que todo se la "pela"... angelicos... país de psicópatas estamos creando. Y eso que nosotros sobrevivimos a Leticia Sabater saliendo medianamente normales. Eso malos ochenteros sí que tenían carácter propio. Viernes 13 hizo que me pasase una buena temporada durmiendo de costado porque temía que me ensartaran desde debajo del colchón si dormía boca arriba. Y no veas la de años que pasé temiendo que Fredy me cogiese y usando mis tendones, me convirtiese en marioneta cualquier noche que le apeteciese. ¿Los malos de ahora? Por respeto a las incrédulas nuevas generaciones, prescindo de comentarlos.

    ResponderEliminar
  2. Creo que mis comentarios en este blog es ya de auténtico personaje, el "yo todo lo contrario a lo que pongáis", ésta vez, porque no me gustan nada las películas de miedo. Na-da. Quizás no sea por el miedo, que puede que sí, si no más por la asquerosidad de las pelis o sobre todo, por los sustos y sobresaltos, cosa que me lelvo muchos viendo cualquiera d estas pelis en el cine.

    De las míticas así de las que habláis, recuerdo mucho y mal Candyman, la I y la II, porque era joven y erré al pensar que la II me desagradaríoa menos... La verdad que sól otengo el recuerdo del mal rato y muy pcoas imágenes de la película en la memoria.

    ResponderEliminar
  3. Puesto que la tonica general de este Blog es el respeto ;), no pienso hacer comentarios sobre tu opinio de "Las colinas..." En todo lo demas estamos de acuerdo salvo en un detalle, los malos de antes acojonaban de verdad en la primera pelicula, en la segunda daban algun que otro susto pero a partir de la tercera ya se convertian en colegas del espectador y lo que de verdad acojonaba era lo tremendamente gilipollas que podian llegar a ser sus victimas.

    ResponderEliminar

Sucios piratas dicen: