miércoles, 5 de noviembre de 2008

Asesinos con clase.

"Buenos días queridos alumnos, en la lección de hoy aprenderemos los distintos tipos de asesinos que existieron desde principios de los 80 hasta nuestros días, tanto en cines como en... !din don diiiin, próxima parada... videoclub!, así que abran sus libros de texto por el tema 13, página 69.

Precisamente en 1980 se fundó lo que hoy conocemos como la Alianza de Control de Superpoblación Humana, cuyos principales representantes fueron Freddy K. y Jason V., que como máximos dignatarios gobernaron dicha alianza con mano de hierro, sobre todo Freddy k., que ya la llevaba "de serie", mientras Jason V. mas bien prefería ser el brazo ejecutor en vez de la mente pensante.... no daba para más el chaval.

Dicha asociación consta de 5 grupos de homicidas que operan independientemente de la formación dictatorial, y que pudimos ver en las diferentes películas que pasaron a engrosar la vasta colección de slashers que existieron desde principios de los 80, y que si alguno de vosotros, mis queridos alumnos, se ha molestado en estudiar y hacer los deberes, al menos les sonará de algo lo que a continuación voy a relatar. Dichos tipos de asesinos fueron:

Los asesinos "sin prisa".
 Al que perteneció el cofundador Jason V. Destacan por portar armas blancas descomunalmente grandes, y no superar los 0,2 kilómetros/hora a pie. Suelen llevar algún tipo de máscara o capucha ocultando su rostro que, por otro lado es de agradecer puesto que como vosotros imaginaréis, debajo de esa máscara no nos encontraremos con mucha frecuencia a Brad Pitt ni George Clooney. Esta formación de asesinos suele actuar confiando en que la víctima tropiece o que su velocidad para escapar se halle drásticamente disminuida debido a alguna herida o discapacidad física. Si la distancia entre cazador y cazado supera los 8 metros, a una persona sin problemas locomotrices le daría tiempo a merendar sin problema, mientras llega y te da hambre y eso.


"!Oh no, es Jason, y viene a por nosotros!...
ostias, que no he merendado...

Los asesinos "yo-le-hago-un-favor-a-la-humanidad".
 Suelen caer simpáticos, ya que se encargan de liquidar al típico grupito de adolescentes lia-petardos y de orgía fácil que deciden irse de vacaciones a la típica casita de madera en mitad del bosque de atomarpoculandia, a 850 kilómetros de la próxima gasolinera abandonada, la cual está a 400 kilómetros de la civilización. Supongo que en la agencia de viajes estaría de moda... al menos seguro que estaba de oferta. Generalmente la única víctima que se suele salvar es el típico gafapasta enclenque que se las da de guay. En fin, los asesinos también son humanos y a veces cometen errores.

Los asesinos que ligan como sea.
 Como no se comen un colín ni en discotecas, ni en citas (y eso que son "a ciegas"), ni en Contacto Con Tacto (featuring Bertín Osborne, oh yeah, baby) pues deciden ir por la vía rápida y acorralarlas en plan aquí te pillo, aquí te mato (literalmente), sin invitar antes a un par de copas ni dar paseítos bajo la luz de la luna, ni nada, así de crueles oiga. Ah, por cierto, a los demás se los suele cargar, para no estropear la velada, sobre todo.


"Desde que me compré la cachiporra nueva,
ligo una barbaridad"

Los mini-asesinos.
 No suelen levantar más de dos palmos del suelo, pero su mala leche mide el doble, o sea, cuatro palmos. Especialmente peligrosos ya que su altura es ideal para asestar puñaladas a la parte más vital del cuerpo humano, que no es ni la cabeza, ni el pecho, ni el estómago... El que sea hombre y aprecie sus pelotas lo habrá pillado en seguida.
Suelen utilizar armas blancas de pequeño tamaño con mucha imaginación, ya que tiene que ser jodido matar con esa altura. Es como si David saliera todos los días de su casa a matar Goliaths... con una navaja. Jodidísimo.

Los asesinos bricomaníacos.
 Se lo curran de forma que te mates tú solito, que luego las manchas de sangre no se me quitan de la camisa. Preparan la sala para que cuando te despiertes te des cuenta de que estás en medio del paraíso de un sado-masoquista, teniendo la puerta de salida al otro lado de dicha habitación, y justo en medio una maravillosa maraña de alambre de espino, para tu máxima diversión. Oxidado y con tétanos, por favor.
Sus víctimas suelen ser ladrones, asesinos, yonquis, estafadores, banqueros (que no, que estafadores y banqueros no son lo mismo, que también existen los banqueros honrad... !pppfff.... Juaaaaa jua jua jua!!... perdón, no pude aguantar más la risa). En fin, que cualquiera de nosotros podría ser su víctima. 


Y eso es todo por hoy, no olviden repasar el tema, ya que entra en el examen de la semana que viene, junto con el tema que daremos el próximo día, "estereotipos de víctimas a.k.a. carne de cañón".
Hasta mañana, que pasen buena tarde.

2 comentarios:

  1. Que duda cabe que, a unas clases como la suya, yo hubiera asistido con ilusion desmedida Señor X.
    Si la cosa sigue así le prometo, para reyes, que Maese Threepwood y yo mismo le cantaremos la sinpar querido profesor" de mi adorado "Parchis"

    ResponderEliminar
  2. Now all became clear, many thanks for the help in this question.

    ResponderEliminar

Sucios piratas dicen: