miércoles, 3 de septiembre de 2008

Héroes ochenteros y palomiteros

Si hay algo que se echa de menos en el cine actual (entre innumerables cosas) es la total y absoluta carencia de héroes "de los de antes", los tipos que se columpiaban entre edificios al son de ametralladoras o, a base de cojones, se dedicaban a parar golpes con el mentón... héroes auténticos, los buenos, los que al final ganaban el combate o destrozaban al ejército ruso: HAPPY END!

¡Pero Bruce, que te han hecho! ¡Tírale una granada o algo!

Y es que Hollywood está entrando en una dinámica en la que lo políticamente correcto, los absurdos giros finales (Shyamalan, eres bueno, pero que daño le has hecho al cine) y la estúpida costumbre de buscar carga dramática donde no la hay, han logrado que perdamos a aquellos superhombres (y supermujeres) que nos hacían comer palomitas cual cerdos y berrear ante una nueva demostración de testosterona. ¡CON DOS COJONEEEEES!

Es por ello que en Cartas desde Mêlée queremos rendir un sincero homenaje a tres actores que tanto nos han hecho disfrutar, no son los únicos y quizá tampoco los mejores, dejo en el tintero a grandes interpretaciones de gente como Sigourney Weaver o Clint "Constantino" Eastwood, espero sepan comprenderlo.

Se encendía las cerillas en la mejilla... ¡¡en la jodida mejilla!!

Así pues, allá vamos.

- Sylvester Stallone (y Piolín SEmpeine... malo, mucho)

Joder, ¡qué decir de este hombre! Con deciros que una de sus primeras interpretaciones fue atropellando peña con un coche tuneado (La carrera de la muerte del año 2000, 1975), ¿qué más decir, repito? Bueno, pues además de fan del Carmaggedon, Stallone ha sido un boxeador que luchando contra todas sus adversidades siempre superaba a su rival (a pesar de las trampas de los jueces, jiji) en Rocky, 1976; amén de todas sus secuelas, destacando la sensacionalmente ochentera Rocky IV, en la que nuestro enano hipermusculado se enzarzaba en una cruenta lucha contra el malvado (y soviético)Ivan Drago. ¡La leche! Pero ahí no acaba la cosa, ¡por dios, qué va! Encarnando a una suerte de soldado a lo Snake (con un poke de vidas infinitas), nuestro héroe masacró a cuantos ejércitos se le pusieron por delante en la piel de Rambo, ¡y sin que le hicieran ni un puto desfile de bienvenida, joder! Y nos regaló muchas más películas de hora y media, ligeras y con muchos tiros: Tango y Cash, Cobra, Juez Dredd, Demolition Man... así como escaladas imposibles en Máximo Riesgo o héroes voluntariosos en Day Light. ¡¡Grande!!



- Arnold Schwarzenegger (el chuache)

Hay dos películas que marcan al gran chuache: hablamos, cómo no, de Terminator II y Conan el Barbaro. Si bien en el caso de nuestro querido androide "venido del futuro para blablabla" ya la primera parte era buena, y cuando hablamos de Conan, pocas películas tan ESTÚPIDAMENTE DIVERTIDAS existen como Conan: El Destructor; no es menos cierto que las dos que nombré inicialmente son auténticas obras de culto en la vida de un friki. Ambas, por supuesto, tienen a Gobernator como protagonista. Pero no queda ahí la obra de nuestro querido héroe, al margen de mandoblazos y esqueleto metálico, el gran chuache ha pateado culos en infinidad de ocasiones, entre las que destacan: Perseguido, Mentiras Arriesgadas o la imprescindible Predator. Mención aparte creo que merece una de las películas más infravaloradas de la historia del cine, la absolutamente genial Last Action Hero, donde nuestra masa de músculos parodió y rindió homenaje a todo ese cine del que hablamos, una grandísima película.



- Bruce Willis

¡¡Grandeeeeee!! Además de ser un actor como la copa de un pino, y con un carisma que se sale de la pantalla, el muy cabrón; es uno de los actores más palomiteros y con interpretaciones más divertidas de toda la historia. Entre sus grandísimas hazañas destaca una por encima del resto, ¿de cuál podemos hablar? ¡¡Exacto!! La apoteósica Die Hard, repletita de frases impresionantes, de momentazos míticos, y con un Willis pletórico cagándose literalmente en todo lo que se menea, de todas las sagas que hemos nombrado, la primera de La Jungla es, a mi juicio, la que mejor a envejecido (y mirad, que el resto tampoco lo ha hecho mal...) pero tristemente nunca supo recuperar el nivel de la original a pesar de dignas secuelas que conservaban intacto el carisma de John McClain. ¡Y ojo! Que Willis nos ha regalado otros grandes momentos del gran cine que hablamos: En Pulp Fiction (machacando a sodomizadores con una katana), en El último Boy Scout ("si me tocas, te mato"... ¡¡qué momento, dios!!), en la entrañable El Gran Halcón o en la soberbia Planet Terror, mutando como un cerdo.



Ya sé que podéis pensar algunos: "Claro, pero no nombras abominaciones como Alto o Mi Madre Dispara, Los Gemelos Golpean Dos Veces o Armaggedon" Pues no, no las nombro, porque como tantos actores han hecho mierda, nuestros héroes no van a ser menos... pero ya quisieran muchos habernos divertido tanto como ellos. Por ello, ¡gracias!

6 comentarios:

  1. /Fran Crying

    Qué decir que Bruce Willis... Es cierto que la primera de Die Hard es la mejor, pero no por envejecer bien, sino porque siempre será joven. Es pura acción clásica, sin ordenador ni nada de esas cosas que te hacen pensar en...qué americada. y eso que es un tipo contra un porrón de villanos, sin zapatos y encerrado en un rascacielos, pero no es una americanada, es John McClaiiiin

    No has mencionado Sin City que está inmenso, y tampoco las dos de Falsas Apariencias, donde cambia a su registro de "simpático" que hace también estupendamente.

    We love Bruce, we love Ramón

    ResponderEliminar
  2. Pido humildemente que alguien me azote en público por olvidarme de Sin City, dioooos, me lo merezco: "El viejo muere, la chica vive, me parece justo" "La dulce y flaca Nancy..." ¡Qué grande es, la virgen!

    ResponderEliminar
  3. Grandiosa selección, si señor. Aunque, a pesar de que entiendo que las ausencias son obligadas, no puedo por menos que recordar en estos momentos al Único, al Inimitable al chico Disney devenido en heroe testoronico. El único capaz de surfear sobre un Tsunami.

    Kurt Russell!!!!

    ResponderEliminar
  4. Testoteronico quise decir, claro ;)

    ResponderEliminar
  5. O testosterónico incluso, ¿no?

    Erratas las tenemos todos xD, pues si, que grande Kurt Rusell y que cabrón Tarantino. Voy al cine esperando ver una exhibición de capullo de los ochenta y me coloca a un cobarde cabrón, ains...

    ResponderEliminar
  6. Mi amigo Óscar lloraría y os abrazaría también si os lee y oye decir "qué grande Kurt Rusell". Un día a ver si os juntáis y lo decísm en coro, pero sin gayerismo. Nosotros nos metemos un poco con él por esa devoción, pero él lo lleva muy bien y con mucho orgullo.

    - Por Óscar!!
    - que no estoy muerto!!!
    - Ya, pero pasas de nosotros mucho últimamente jeje

    ResponderEliminar

Sucios piratas dicen: